Regendol

Regendol de Eladiet, un producto natural y sin efectos secundarios para tus articulaciones.

Con el paso de los años, la práctica deportiva o simplemente con el esfuerzo físico, el cartílago que protege la articulación (estructura que facilita la unión entre dos huesos) y amortigua los golpes, se destruye gradualmente. Los huesos se rozan, causando hinchazón y dolor. Por eso, para proteger nuestras articulaciones hoy y prevenir de cara al mañana, es importante aportar a nuestro cuerpo las materias necesarias para regenerar el cartílago. Esto se puede conseguir con productos naturales sin efectos secundarios.

La osteoartritis, artrosis o osteoartrosis está reconocida como la enfermedad articular más prevalente en todo el mundo, siendo la población mayor de 65 años la más afectada. Es una patología crónica y degenerativa, caracterizada por la pérdida gradual del cartílago. Las articulaciones más afectadas son las manos, rodillas, columna y caderas. Esta enfermedad impacta en la calidad de vida de quienes lo sufren, ya que afecta a la movilidad y a la capacidad para llevar una vida normal. Por eso cada vez más personas recurren a productos naturales para mejorar el estado de las articulaciones, que no sólo ayudan a regenerar el cartílago, pero también en la hinchazón y el dolor, gracias a su combinación con plantas antiinflamatorias.

Regendol y sus propiedades

Uno de los productos naturales más populares y que mejor resultados está dando es Regendol, de Eladiet, con ingredientes como la Glucosamina Vegetal, Ácido Hialurónico, Condroitina, MSM, Cúrcuma y Harpagofito.

Según el Doctor Albert Sala, Director Técnico de Eladiet: “Regendol tiene una doble acción; por un lado, la glucosamina, la condroitina, el MSM (metilsulfonilmetano) y el ácido hialurónico regeneran el cartílago, y por otro la cúrcuma y el harpagofito, que son antiinflamatorios naturales, disminuyen el dolor. Así Regendol alivia nuestras molestias articulares de hoy, pero sobre todo, reducirá las de mañana”.

De esta manera Regendol combina activos regeneradores y presentes en la matriz del cartílago con antiinflamatorios del tejido articular. En este sentido, el Harpagofito se lleva usando desde mediados del siglo XX y su uso está aprobado para tratar los síntomas asociados a la osteoartritis crónica, tendiditis y lumbalgia. La cúrcuma, gracias a su principio activo, la curcumina, tiene una larga historia como tratamiento tradicional antiinflamatorio, disminuyendo la hinchazón de las articulaciones y con grandes propiedades antioxidantes.

Social tagging:

Deja un comentario